Bench2Bench
A Journey Beyond the Pipette

Crónicas de un Científico

Blog Personal

7 Consejos para Encontrar el Mentor Académico Perfecto para Ti

Los estudios de maestría o doctorado requieren que trabajes junto a un profesor que sirva de mentor académico. Ten en mente que pasarás muchas horas con esta persona y, en gran parte, esta relación determinará dónde publicarás, cuanto tiempo tardes en completar tu grado y hasta el tipo de empleo que tendrás disponible una vez te gradúes.

Un mal “match” podría tener consecuencias negativas para tu progreso académico. Algunos programas requieren que se hagan rotaciones para probar las aguas con diferentes mentores. Si no tienes esta oportunidad o quisieras una rubrica para escoger un buen mentor, ¡esta lista es para ti!

Aquí te ofrecemos 7 consejos que te ayudarán a conseguir un mentor académico compatible.

   

1) ¿Cuales son tus metas de largo plazo?

Aparte de completar tu grado, ¿qué quisieras hacer a largo plazo? Cada mentor te ofrecerá buenos proyectos, pero quizás tu quieras trabajar diseñando estudios clínicos al completar tu grado. En este caso, un mentor que trabaje en clínicas te serviría más que un experto en investigación básica. Recuerda que el área de trabajo de tu mentor determinará la experiencia y conexiones que obtendrás durante tu progreso académico. Usa tus metas de largo plazo como centro para escoger un mentor apropiado para ti.

Si aún no sabes qué harías con tu grado, infórmate con profesionales que conozcas, personas de tu programa y buscando información en línea. Esto te ayudará a seleccionar un mentor más compatible con tus metas profesionales.

            

 2) ¿Qué quieres investigar?

Quizás, como yo, entraste a tu programa de estudio por pura curiosidad científica. No hay nada malo con esto, una de las cualidades de un buen científico es tener curiosidad y deseo de aprender más. Buscar un mentor que estudie tu tema preferido aliviará la pesadez de las noches y fines de semana que pasarás leyendo, escribiendo y haciendo experimentos. Es probable que en vez de salir a darte una cerveza con tus amistades tengas que quedarte en el laboratorio. Quizás te brinde consuelo saber que sacrificarás un evento social por aprender más de tu tema favorito.

 

 3) Pregunta a los compañeros veteranos de tu programa

 Tus compañeros son una fuente vital de información, en especifico los que llevan tiempo en el programa. Muchas veces, los pasillos están repletos de secretos abiertos sobre los mentores y, con algunas preguntas, podrías averiguar su estilo, personalidad y también historias de estudiantes previos. Trata de hacer preguntas abiertas como: 

“Estoy buscando mentores. ¿Qué sabes del Dr. Fulano?” 

Estas te ayudarán a descubrir más sobre ese posible mentor en un ambiente relajado, ya que son amistades de tu programa y estuvieron buscando mentor hace poco. Evita hacer preguntas con connotaciones negativas, pues no quieres dar la impresión que solo buscas enterarte de “los bochinches” del departamento/programa.

4) Pide una entrevista informacional

No hay nada mejor que aprender de la fuente principal, el mentor. Estas personas les encantar hablar de sus investigaciones y aceptarán una invitación para hablar de sus proyectos, logros y la posibilidad de una rotación. 

Haz preguntas como: ¿Qué esperas de tus estudiantes? ¿El laboratorio costea al estudiante, o hay que obtener becas independientes? Pregunta también sobre sus publicaciones y qué están haciendo los estudiantes que se graduaron de su laboratorio. Esto te brindará una idea de las oportunidades y experiencias que tendrías bajo ese mentor.

Recuerda que una entrevista de este tipo será una oportunidad para el mentor aprender de ti, así que ve presentable y ten tu CV/resume actualizado por si lo quiere ver. 

 

5) ¿Qué tipo de personalidad encaja con la tuya?

 Tu nivel de experiencia y preferencia personal te ayudarán a escoger el mentor que te conviene. Existen mentores que optan por manejar todos los detalles de tu proyecto, si no tienes mucha experiencia esto puede ser positivo para ti. Sin embargo, hay personas que se irritan al sentir que los vigilan, en este caso un mentor “hands off” sería lo apropiado. 

 Ten en mente que algunos mentores son dinámicos y saben variar su estilo para que vaya acorde con la personalidad del estudiante.

 

 6) La etapa profesional del mentor

 Como tú, los mentores esta buscando tener una carrera exitosa y su etapa profesional tendrá un impacto en el tipo de guía que recibirás de su parte. Un mentor nuevo hará experimentos contigo, será más energético y motivado, pues su carrera depende de esos proyectos iniciales. Esto puede significar que trabajarás largas horas intensas, sin embargo, cuentan que estos primeros estudiantes crean un vínculo fuerte con su mentor y estos prestarán mucha atención a tus necesidades como estudiante. 

 Trabajar para un mentor de 15 años de experiencia (o más) es completamente diferente. Estos típicamente no harán experimentos, pues dedican su tiempo a escribir “grants” y determinar la dirección investigativa del laboratorio. Sin embargo, al tener muchísima experiencia, sabrán cómo guiar a cada estudiante de una manera más efectiva. 

Un consejo adicional: Los mentores “famosos” o de laboratorios grandes pueden ser un cuchillo de doble filo. Estos tendrán muchas conexiones profesionales para ti, pero estarán más ocupados y viajando, lo que limita su disponibilidad. Esto puede que no te afecte si tienes mucha experiencia, pero puede ser pésimo para un estudiante que aun requiera mucha dirección. 

 

7) Tamaño y composición del laboratorio

            Este aplica a estudiantes graduados que necesiten un laboratorio para sus proyectos.

El tamaño de un laboratorio varía grandemente. Más personas brindarán más oportunidades en proyectos diferentes. Lamentablemente, también puede significar más encontronazos porque compartirás equipos y muestras, lo que puede ser complicado y frustrante. Un laboratorio con poco personal será más especifico en los temas que trabaje, pero permitirá una experiencia mas individualizada. 

La composición del laboratorio también importa. Si se compone de post docs tendrás acceso a mucho conocimiento y experiencia, pero ten en mente que están ajorados y puede que les sea difícil ayudarte. Más estudiantes graduados crean un ambiente más relajado y abierto a cometer errores, pero recuerda que estarás rodeado de otros que aún están aprendiendo a ser profesionales y no serán tan eficientes. 

No olvides que el laboratorio está cambiando constantemente. Factores como los fondos disponibles, la cantidad de estudiantes que se gradúen y muchos otros influyen. Considera que el personal del laboratorio que escojas puede cambiar completamente en el transcurso de un año.

 

Estos son algunos consejos que te ayudarán a encontrar un mentor de alta calibre y compatible. Recuerda también que ninguno será 100% compatible contigo y, como toda relación, hay que trabajarla para mantenerla saludable a través de los años. 

 

¿Qué otros consejos tienes para conseguir mentores compatibles con tus aspiraciones? ¡Cuéntanos en los comentarios!